Confianza, posicionamiento, imagen… Esos son algunos de los beneficios que te reporta, como empresario, disponer de un blog corporativo. Sin embargo, muchos se preguntan aún acerca de la utilidad de esta potente herramienta.

A los que estamos metidos en el mundo del marketing en internet nos parece elemental que las empresas tengan un blog. Sin embargo, la pregunta recurrente de nuestros clientes es «¿Para qué me sirve?». Trataremos de resumirte las razones

 

Para una empresa, tener un blog corporativo implica multitud de beneficios que podríamos clasificar en dos bloques:

♦Ventajas para visualizar nuestro propio negocio

♦Ventajas en la relación con nuestros clientes

En el primer bloque, englobaríamos aspectos más técnicos. El blog mantiene tu página web dinámica, en el sentido de que continuamente se la está dotando de contenidos. Esto facilita el posicionamiento de la misma… Como otras aacciones.

Así, redunda en el posicionamiento el hecho de que, al interactuar on nuestro público, y crear contenido útil y de calidad, provocaremos que éstos lo compartan en redes sociales, en sus propios blogs… Generando así más tráfico. En consecuencia, todo esto va a significar más visibilidad.

En cuanto a las ventajas respecto a los clientes, en cuanto lleves un tiempo con tu blog en funcionamiento te darás cuenta de que se va a convertir, probablemente, en tu mejor comercial. Esto es así porque, en el momento en que un internauta puede interactuar con tu empresa, ya está siendo consciente de que «del otro lado de la pantalla» hay una persona de carne y hueso, dispuesta a prestarle atención. El concepto de empresa como «ente abstracto» se diluye para dar paso a lo humano. Así, el blog va a servir para «vender» la cara más amable, más cercana y más útil de tu empresa, pero también para que sea esa empresa «humanizada» quien explique al público lo que haces, lo que vendes, tus éxitos y tu filosofía.

Al mismo tiempo, todo esto genera confianza tanto entre los empleados y proveedores como entre los clientes: tu empresa no sólo no tiene nada que ocultar, sino que fomenta la transparencia al hacer públicas sus informaciones y opiniones sobre diferentes temas, y al exponerse a la opinión pública.

Por último, el hecho de tener un blog redunda en la imagen de marca, no sólo porque la potencia, sino porque, además, la cuida. Siempre, claro está, que nos preocupemos de que el diseño sea acorde a la calidad que queremos vender.